Busqueda

Cargando...

Seguidores

Páginas vistas en total

domingo, 25 de marzo de 2012

Análisis literario de la teoría de la recepción a la obra:
"NO OYES LADRAR A LOS PERROS"
De: Juan Rulfo


En el cuento “No oyes a los perros ladrar”, diría que se presta demasiado para el análisis según la estética de recepción. Vemos como se menciona en la historia a un padre, cuyo nombre nunca es mencionado, esto pareciera ser con la única intención que el lector, halle en el la fácil identificación, es decir, el padre “x” podría ser cualquier persona, incluyendo el lector. 
Este va en camino a un poblado llamado “Tonaya”, acompañado de su hijo.

En el texto el autor (Juan Rulfo) nos narra que ambos estaban muy cansados y ansiosos por encontrar el poblado, en el camino era de noche, que según lo mencionado estaba detrás de un cerro. (Esto me traslada como lector a mi infancia, en que en las navidades iba con mi padre caminado un largo recorrido a la casa de mi abuela en la cual pasábamos por un cerro en plena noche. He aquí la estética de la recepción). 

El padre esta airado con su hijo (Ignacio), esto nos indica algo, nuevamente produce la posible receptividad e identificación con el lector. La madre del muchacho, es un personaje que aunque está muerta es de importancia en esta historia. Aunque no se menciona de la extrema pobreza del dúo, el autor refleja algunos hechos sobre esto.

Personajes

El padre: sin nombre, un poco avanzado en edad, que como cualquier señor mayor de edad tiene sus complicaciones, como el hecho de que casi no escucha bien (bendito cuento mi padre es sordo casi en su totalidad, este cuento lo va a tener que leer él). Y va en busca del pueblo junto con su hijo Ignacio.

El hijo: llamado Ignacio es el hijo que va cargando a su padre, y lo ayuda a buscar el pueblo, su padre le menciona que este muy atento al ladrido de los perros y así puedan guiarse hacia el pueblo, al parecer, este hijo es muy amado por su padre, pero sin recibir respeto de él.
La madre: La madre de Ignacio y difunta, de la cual no tenemos suficiente información. El padre le habla al hijo acerca de su madre, refiriendo tiempos en que el hijo era un niño.

En esta historia hay varios hechos de importancia que valen la pena analizar.

Un Problema: originado por circunstancias adversas que nos indican una vida dura y llena de dificultades que le ocurrió a Ignacio (el hijo).

En el cuento existen varios hechos importantes que vale la pena destacar y analizar. Para empezar vamos a analizar el problema: se trata de un problema generado por circunstancias que nos muestran lo difícil que es la vida, ya sea que haya sido un asalto, una pelea o una enfermedad lo que le ocurrió a Ignacio (el hijo). Una característica que deriva de lo anterior es el hecho de que para solucionar el problema exista la necesidad de realizar un gran esfuerzo como lo es el hecho de transportar a otra persona en los hombros, por grandes distancias y más en medio de la noche; lo que sin duda nos hace sentir un toque de realidad en el relato, una especie de cercanía. Nos trasmite cansancio y desesperanza.  

Otro hecho importante es el que el hombre no pueda soltar a su hijo, el que sepa que si lo baja, no lo va a poder subir de nuevo y, por lo tanto, su hijo va a morir. El padre a pesar de las peticiones del hijo, no lo baja de sus hombros ni lo abandona. Esto nos muestra más la cercanía de la dificultad en la vida, la existencia de algo que se debe hacer, algo que si no se hace o se deja de hacer, traerá consecuencias irremediables y que durarán para siempre.

También creemos importante recalcar el hecho de que el padre, sabiendo que su hijo es un maleante, lo ayuda por la memoria de su madre. El padre lo ayuda a pesar de que está consiente que cuando su hijo se reponga, volverá a sus andanzas. Esto nos muestra el apego que tiene el padre por las tradiciones, las ganas que tiene el de estar cerca de lo que sabe que es correcto.

El padre en partes del cuento hace notar que ya no ve nada y que se siente sordo. Esto nos lleva a pensar que él se encuentra aislado del mundo, que se encuentra cegado por el hecho de ayudar a su hijo, de cumplir consigo mismo. El momento en que logra escuchar a los perros es cuando ya alcanzó el pueblo, y tiene a su hijo, que ya ni siquiera habla, tendido frente a una casa del pueblo; momento en que el ya cumplió con su tarea, cumplió con su mujer, con su deber de padre y con su conciencia, lo que lo libera y le permite conectarse con el mundo de nuevo escuchando a los perros del pueblo. Esto se muestra claramente en una de las frases finales del cuento, donde el padre, ya habiendo soltado a su hijo le dice:
 “—¿Y tú no los oías, Ignacio? —dijo. No me ayudaste ni siquiera con esta esperanza.”. La frase anterior nos confirma que el padre se encontraba en una lucha consigo mismo, de su conciencia que le indica que ayude al hijo contra su razón que le indica que lo deje ya que es un maleante.

0 comentarios: